Uno de las primeras cosas que necesitarás para la creación de tu empresa o marca, será tu logotipo. Este post tiene como objetivo mostrarte los pasos a seguir y lo que deberías saber para la creación de un logo.

El logo de tu marca es la representación visual de la misma, es tu sello, tu firma, con lo que tus clientes te van a reconocer, por eso es importante que le dediques el tiempo necesario a su planteamiento y creación. Un logo no sólo es el nombre y una imagen que acompaña al nombre, es el símbolo de tu empresa, lo que la identifica, lo que te diferenciará de tu competencia. Por ello es importante que tu logo transmita lo que haces, tus valores, tu historia, tu misión… mediante el uso del color, las formas y las tipografías. De esta forma inspirará confianza, reconocimiento y diferenciación.

Ten en cuenta, que no prestar la atención necesaria a su creación puede crear el efecto contrario y acabe transmitiendo falta de profesionalidad. Así que, si puedes, contrata a un diseñador especializado en tu sector y si te planteas hacerla por tu cuenta, cuida bien la imagen.

Te dejo una infografía que explica cómo se hace un logo de forma resumida y más abajo encontrarás la explicación más detallada.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN LOGO

El logo de tu empresa, además de simbolizar tu marca, debe ser:

Legible. Que sea fácil de leer en todas las situaciones.

Escalable. Que sea reconocible a todas las escalas, aunque sea muy pequeño

Reproducible. Que se pueda reproducir en cualquier formato, ya sea para imprimir camisetas como para poner en tu web.

Distinguible. Que se diferencie del resto y se pueda reconocer sobre diferentes fondos, blanco, negro o una foto…

Memorable. Que sea fácil de memorizar, que el que lo vea lo recuerde con facilidad.

 

PASOS A SEGUIR PARA LA CREACIÓN DE TU LOGO

– FASE DE RECOPILACIÓN DE LA INFORMACIÓN

En primer lugar, para la creación de tu logo, se recopilará toda la información necesaria. Seas tú el creador o un diseñador, no saltes este paso, te ayudará a definir tus necesidades.

1. Pregúntate y redacta tu propio briefing. Debes tener claro quién eres, qué haces, qué ofreces, hacia dónde vas, a quién te diriges… Todo esto te ayudará a definir el camino a seguir para la creación de un logo que realmente represente tu marca.

El briefing es un formulario de preguntas en torno a tu marca. Éste documento, te será útil para dejar por escrito todas tus ideas en cuanto a tu marca, de forma clara y ordenada para que el diseñador tenga claro de qué se trata y lo que quieres transmitir. Son preguntas sobre tu empresa y sobre tus gustos y necesidades: a qué sector perteneces, cuáles son tus productos, tus valores, tu historia, qué estilos te gustan, a qué público te diriges, etc…

2. Observa a tu competencia, busca otras empresas o marcas de tu sector y analiza sus logos, qué tipo de símbolos suelen utilizar, colores, tipografías, etc. No para copiar a otros, sino justo lo contrario, para ver qué cosas te gustan, cómo puedes diferenciarte de ellos, qué tienes tú que los demás no, etc.

– FASE DE CREACIÓN

Una vez recopilada toda la información sobre quién eres, qué quieres y cosas que te gustan, empieza la acción! Ahora toca convertir toda esa información en TU LOGO!

3. Bocetos y más bocetos, pruebas en lápiz, en el ordenador, con un rotulador… como quieras pero esta parte es muy importante para conseguir tu objetivo. No hace falta saber dibujar, la cuestión es ir haciendo garabatos y plasmando ideas para ir definiendo lo que buscas y lo que funciona.

Recuerda que un buen logo es: Simple, duradero, memorable, versátil y apropiado, mientras vayas haciendo bocetos recuerda estas 5 palabras.

4. Digitalización. Ahora toca pasar tus bocetos definitivos a formato digital, el programa más usado para este fin es Illustrator, pero hay varios programas con los que se puede hacer. Se suele hacer en formato vectorial porque así es escalable sin perder calidad.

5. Elige tu tipografía. Las letras comunican, podríamos dedicar varios posts sólo a la tipografía, pero en esta ocasión, lo dejaremos en que, según lo que quieras transmitir o según el público al que te diriges, unas tipografías serán más apropiadas que otras. En la infografía puedes ver algunos ejemplos.

6. Elige tus colores. Define los colores que mejor te representen. Teniendo en cuenta la psicología del color, habrán colores que te representen mejor que otros, igualmente, según lo que quieras decir y a quién te diriges.

7. Revisión. Una vez definida tu forma, colores y tipografías, revisa, pregunta a los tuyos, enséñalo, pide opinión para comprobar que la gente capta la idea que quieres transmitir con tu logo… Revisa con tu diseñador los pequeños detalles para poder convertir tu logo en la imagen que te represente, que te defina y te identifique.

– FASE DE ENTREGA

8. Preparación de los archivos para diversos formatos. No es lo mismo un archivo para imprimir un cartel que para subir a tu facebook, por eso necesitarás varias versiones de tu logo: Asegúrate de tener una copia de tu logo en formato vectorial (o escalable), una copia a una sola tinta, una en formato web… piensa en los lugares donde colocarás tu logo y prepáralo en varios formatos para cuando te pueda hacer falta.

9. Publicación. Llega la hora de mostrarlo al mundo: en redes sociales, en tus tarjetas, en tu página web, en tus folletos publicitarios, donde tú quieras, piensa, que a partir de ahora, tu público te reconocerá por esa imagen, así que deberías asegurarte que se hace un buen uso del mismo en cualquier publicación en la que aparezca. Las normas y usos quedan reflejadas en el manual de identidad visual así que puedes enviarlo a los que vayan a trabajar con tu logo para que no hayan sustos una vez impreso o publicado….

 

En definitiva, un logotipo es mucho más que una imagen con texto, será tu símbolo, lo que represente tu marca, por eso es importante que le dediques la atención y tiempo necesario para conseguir que vaya acorde con la identidad de tu empresa y consiga diferenciarte de tu competencia.

Puedes hacerlo tú mism@ pero plantéate si podrás conseguir una imagen a la altura de tu negocio y si no lo ves claro, habla con un diseñador o diseñadora especializado en tu sector, seguro que sabe transmitir todo lo que tienes pensado ;).